Esta usted en:

Patrimonio Natural


OLIVA DE FUENTEBUENA, MONUMENTO NATURAL

El olivo milenario de Fuentebuena, declarado por la Junta de Andalucía Monumento Natural, es uno de los símbolos de Arroyo del Ojanco. Se trata de un privilegiado vestigio que ha resistido tantas generaciones entre cierzos y vendavales, entre hielos de crudos inviernos y veranos de sequedad extenuante.

Lo que caracteriza a este gran árbol son sus dimensiones, pues alcanza los 10 metros de altura y su tronco supera los cuatro metros de perímetro, desde la base hasta la cruz, después de la cual se bifurca en dos gruesas ramas cuyos contornos son de 2,10 y 2.80 metros. Su volumen de ramaje es de 260 metros cúbicos. El peso de sus numerosas ramificaciones y la elevada producción de aceituna que arroja en una campaña normal, obligan a su denso follaje a reposar sobre el suelo en muchos extremos de su copa.

Para acceder a la oliva de Fuentebuena hay que dirigirse desde el núcleo urbano de Arroyo del Ojanco, a la carretera local JV-7.005 en dirección a Beas de Segura. Al pasar por el cruce de Prados de Armijo, el olivo queda a unos cincuenta metros de la carretera. Se cuenta que hacia el año 1800 este olivo milenario arrojó, él solo, una producción de aceituna de 850 kilos, un récord de libro Guinnes.

Entre las leyendas que se han ido forjando alrededor de este árbol, destaca la que asegura que fue plantado por unos frailes mendicantes tras la Reconquista, procurando que no les faltase el aceite de oliva destinado a los Santos Óleos. Otros creen que nació de una rama bendita en el día del Domingo de Ramos y plantada al siguiente, Lunes de Pascua, de un año incierto.

 

OLIVO DE FUENTEBUENA, EL OLIVO MÁS GRANDE DEL MUNDO.

 

Galería de imágenes

 




Ayuntamiento de Arroyo del Ojanco

Información Legal | Accesibilidad